Entradas

Empatía hacia los animales en los/as niños/as

Los mejores proyectos de Terapia y Educación Asistida con Animales del 2014

En Humanymal hemos querido hacer nuestro resumen de los mejores proyectos de Terapia y Educación Asistida con Animales del año 2014, haciendo un compendio de los proyectos del mes que hemos ido presentando en nuestro blog a los largo del pasado año. Nuestro objetivo es apoyar y dar a conocer proyectos educativos y terapéuticos facilitados por animales a nivel nacional e internacional. Los proyectos de terapia y/o educación facilitada con animales seleccionados se caracterizan por su novedosidad, calidad, impacto social y buenas prácticas.

En este resumen conoceréis proyectos dirigidos a distintos colectivos humanos que presentan necesidades especiales, una variedad de especies que se incorporan como animales co-terapeutas y una diversidad de contextos de trabajo en los que se desarrolla la intervención.

PROYECTOS ENLACES  

“Sanctuary for families” Terapia Asistida con Perros dirigida a niños/as y adolescentes víctimas y/o testigos de violencia doméstica.

 

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-sanctuary-for-families/  Mejores proyectos 1

“AWLQ Animal Welfare League of Qld” Intervención Asistida con Perros en contexto de protección animal.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-awlq-animal-welfare-league-of-qld/  Mejores proyectos 2

“AFTH, Association Ferme Thérapeutique pour handicapés” Terapia Asistida con animales de granja dirigida niños/as, adolescentes y adultos con discapacidad.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-afth-association-ferme-therapeutique-pour-handicapes/  Mejores proyectos 3

“It´s Donkey Time” Asinoterapia dirigida a niños/as huérfanos/as con discapacidad.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-its-donkey-time/  Mejores proyectos 4

“Sheltering animals & families together” Atención integral a familias y sus animales de compañía para romper el ciclo del abuso.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-sheltering-animals-families-together/  Mejores proyectos 5

“Bella Misty Meadows Animal Sanctuary” Terapia y Educación Asistida con animales de granja.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-bella-misty-meadows-animal-sanctuary/  Mejores proyectos 6

“Cuddly catz prison program” Terapia Asistida con gatos en entorno penitenciario.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-cuddly-catz-prison-program/  Mejores proyectos 7

“Guardians of the Voiceless” Creating a cruelty free generation Educación Asistida con Animales.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-guardians-of-the-voiceless-creating-a-cruelty-free-generation/  Mejores proyectos 8

“Children´s Village” Intervención comunitaria asistida con perros dirigida a niños/as y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-childrens-village/  Mejores proyectos 9

“It takes me a little longer to get angry now” Terapia asistida con pequeños mamíferos dirigida a niños/as y adolescentes víctimas de violencia y/o abuso sexual.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-it-takes-me-a-little-longer-to-get-angry-now/  Mejores proyectos 10

“Caresse d´un sourire” Terapia asistida con pequeños mamíferos y perros dirigida a niños/as enfermos de cáncer.

www.humanymal.es/el-proyecto-del-mes-caresse-dun-sourire/   Mejores proyectos 11

Para concluir, podemos afirmar que las intervenciones asistidas con animales ofrecen un abanico de posibilidades que permiten mejorar la calidad de vida de miles de personas a diario, hablamos de un ámbito que va creciendo en el que el vínculo humano-animal es el factor clave para la rehabilitación y educación de personas.

¡Atentos/as al PROYECTO DEL MES! El 2015 no va a ser menos y viene lleno de proyectos nuevos!

Horticultura Terapéutica e Intervenciones asistidas con animales: Dos ámbitos que se complementan

La Asociación Americana de Terapia Hortícola define la horticultura terapéutica como un proceso de las plantas y las actividades hortícolas, que se utiliza para mejorar el área social, educativa, psicológica y física de las personas, mejorando así su cuerpo, mente y el espíritu; otra definición, según la Asociación Española de Horticultura Terapéutica (AEHOR), afirma que ésta se basa en fomentar la dedicación de una persona en actividades relacionadas con la jardinería, facilitadas por un terapeuta capacitado, para lograr metas específicas de tratamiento.

Por tanto, podemos concretar que la horticultura terapéutica consiste en el uso de las especies vegetales así como de las actividades relacionadas con su cuidado, con el objetivo de mejorar el estado físico y anímico de las personas.

A pesar de que es una rama muy recomendable, tanto por su amplia efectividad como por su asequible coste a la hora de crear un programa, aún no está muy extendida en nuestro territorio, aunque afortunadamente contemos con la AEHOR, que ilustra tales afirmaciones aseverando que constituye un tratamiento que no necesita una gran tecnología para poder implementarse y que ha demostrado tener resultados muy positivos; es no-amenazante para el paciente, promueve la actividad social, mejora la memoria, proporciona estimulación sensorial y ejercicio suave, reduce el estrés y la tensión; disminuye la ira y desarrolla el buen comportamiento.

SONY DSC

Por otro lado, a la inversa que en España, otros países como Reino Unido o EEUU cuentan con una amplia tradición al respecto, relacionándose ampliamanete dicha terapia con el enfoque Green Care, que contempla la naturaleza como herramienta y telón de fondo para el proceso, pudiendo desarrollarse tanto en contextos rurales como ciudades (comprende desde entornos como bosques, hasta el cuidado de plantas, parques urbanos, etc…). Engloba pues, aquellos proyectos que consideran la naturaleza y el medio ambiente como marco, donde la horticultura terapéutica casa perfectamente como eficiente recurso en la intervención, junto a la terapia asistida con animales, entre otros.

No en vano, si atendemos a la teoría de la biofilia de Kellert & Wilson  (1993) y Katcher (2003),  el cerebro de las personas está estructurado para prestar una atención selectiva a otros tipo de vida y que, como resultado del contacto con otras especies, animales o vegetales, puede producir importantes influencias en el conocimiento, la salud y el bienestar.

Centrándonos en la horticultura terapéutica, y aunque el uso de las plantas como recurso beneficioso data de tiempos inmemoriales, podemos datar que sus precedentes se asentaron en el 1600, cuando algunas personas carentes de solvencia económica se veían obligadas a trabajar en los jardines de los hospitales para poder costear su hospitalización. Los doctores percibieron una notable mejoría en estos pacientes, que se recuperaban más rápido y de manera más óptima que el resto de hospitalizados.

No mucho después, el médico y químico estadounidense Benjamin Rush, pionero en el ámbito de la terapia a través de la jardinería y la agricultura, afirmaba que excavar la tierra con las manos tiene un efecto curativo en los enfermos mentales.

IMG_6129

Posteriormente, ya en 1879, se inaguró en un centro psiquiátrico de EEUU el primer jardín con propósitos exclusivamente terapéuticos, denominado Friends Hospital, aunque no sería hasta 1936 cuando se aceptó oficialmente el uso de la horticultura como método para tratar determinados desórdenes.

Tras la Primera y la Segunda Guerra Mundial, se instó también a los militares a trabajar en los jardines para mejorar el funcionamiento de sus extremidades lesionadas, así como su estado anímico.

En 1955, percibiendo tales beneficios, se creó al fin la primera Licenciatura en Terapia Hortícola, por la Universidad Estatal de Michigan, y en 1971 la Universidad Estatal de Kansas ofreció el primer programa de postgrado.

Y es que, además, la horticultura terapéutica cuenta con la ventaja de poder abarcar un amplio abanico de colectivos, debido a su versatilidad, siendo muy accesible y beneficiosa, y a su enorme posibilidad de adaptación según el usuario. Las numerosas actividades que comprende pueden ajustarse fácilmente de acuerdo a las características de los pacientes; como afirma la AEHOR, es un tratamiento eficaz y beneficioso para las personas de todas las edades, antecedentes y capacidades.

Por ejemplo, las áreas de trabajo pueden ubicarse a diferentes niveles para dar cabida a personas con problemas de movilidad o diferentes capacidades, emplear diversas especies vegetales como plantas más aromáticas para personas invidentes o con texturas llamativas para estimulación táctil en personas con daño cerebral, puede realizarse durante todo el año y tanto al aire libre como en espacios cerrados, etc…

Algunos de los colectivos más usuales a los que va dirigida son:

  • Tercera edad.
  • Hospitalizados.
  • Escolares.
  • Discapacidad mental, sensorial o física.
  • Enfermedad mental.
  • Trastornos emocionales.
  • Exclusión social.
  • Reclusos.
  • Etc…

También es factible trabajar con ella multitud de objetivos; a grandes rasgos, éstos podrían ser:

  • Físicos: Podemos incrementar la actividad física y con ello el rango de movimiento, mejorando las habilidades motoras, el tono muscular, la coordinación, el equilibrio, la lateralidad, el control postural, la psicomotricidad, trabajar desde el control de la respiración, etc…
  • Emocionales: Se puede potenciar el grado de autonomía, la capacidad de observación y la autoestima, las habilidades para resolver problemas, el control de impulsos, la expresión emocional, el sentido de la responsabilidad, etc… así como disminuir el estrés y la ansiedad, trabajar el afrontamiento del éxito o el fracaso, mejorar el estado de ánimo, etc… además de obtener una plena satisfacción y realización personal por percibir de manera directa, nunca mejor dicho, el fruto del propio esfuerzo.
  • Educativos y ocupacionales: Los usuarios pueden aprender nuevas tareas, conocimientos y habilidades incluso a nivel curricular o a nivel de oficios relacionados con la horticultura y la jardinería, optimizar hábitos y rutinas deseables, trabajar áreas básicas del aprendizaje como la matemática o la del lenguaje, incidir en las AVD´s, etc…
  • Cognitivos: Se ejercitan aspectos de rango cognitivo como la capacidad de atención y concentración, la memoria, la planificación y secuenciación de las tareas, la orientación espacial y temporal, etc…
  • Sociales: Puede ser un magnífico recurso para favorecer la integración social, motivar la interacción y la comunicación, mejorar la cohesión grupal, potenciar la cooperación, aumentar la percepción de utilidad y aportación social, etc…

IMG_0490

A ellos debemos sumar todos los objetivos específicos que decidamos trabajar con un colectivo y un usuario concreto, diseñando un programa de horticultura terapéutica en el que se encuadren. Podemos observar así que las posibilidades de intervención son infinitas, como ilustran multitud de proyectos y entidades dedicadas a este enfoque en la actualidad.

Un ejemplo de ello lo encontramos en el Hospital Giovan Battista Grassi di Ostia (Roma), donde ha sido llevado a cabo un proyecto en la sección de psiquiatría que alberga a los pacientes con enfermedad aguda. El programa trata de la creación de una zona verde en un patio abandonado, con plantas ornamentales, flores y un pequeño huerto, donde se realiza la terapia. Pronto empezaron a observar resultados, percibiendo un estado de mayor bienestar en los pacientes, y creando un ambiente ideal para que las personas con dificultades de comunicación pudieran interactuar con otras personas.

Otro modelo de horticultura terapéutica lo encontramos en el Link Nurseries Horticultural Therapy Centre, ubicado en Worcester (Inglaterra), que centra su labor en pacientes con problemas de salud mental, facilitando un entorno laboral para potenciar y desarrollar las habilidades sociales y educacionales de sus usuarios.

20141102_104249

También en Denver (EEUU), se está desarrollando un programa de horticultura terapéutica para veteranos de guerra llamado Veterans to Farmers. En este centro forman a los soldados para que puedan tener otras opciones laborales, impulsando la horticultura y la venta de los productos a supermercados o restaurantes, para así poder ofrecerles una salida profesional digna y factible.

Así mismo, en Vancouver (Canadá), se ha creado el Culturally Relevant Urban Wellness Program, en un centro donde se promueve el uso de espacios verdes como fuente de bienestar, y donde se desarrollan habilidades prácticas al respecto, con jóvenes en riesgo de exclusión social.

Un estudio reciente es el de Bowker y Tearle (2007), denominado Jardines para la Vida, dirigido a escolares de siete a catorce años, y basado en la instauración de huertos en escuelas de poblaciones rurales y semirurales de Inglaterra, Kenia e India, para fomentar y motivar el aprendizaje de los pequeños. Entre los resultados obtenidos, además del inevitable y eficiente carácter lúdico, los autores encontraron notables mejorías en cuanto a los procesos de  aprendizaje incluso a nivel curricular, puesto que el jardín ofrecía un entorno estético, pacífico y seguro en el que aprender; se daba un aprendizaje experiencial que podían vivenciar e interiorizar mejor; hubo un cambio muy positivo en la percepción que los menores tenían de la escuela, etc… También observaron un aumento en la motivación de logro, la autoestima, la confianza en sí mismos, etc… tanto por los óptimos resultados obtenidos por los menores como por su participación directa en la comunidad. Además, los niños entendieron el huerto como parte de un todo, extrapolando a nivel global el cuidado de sus plantas; y es que, los pequeños acabaron aseverando muy acertadamente: debemos cuidar nuestras plantas para el cuidado del mundo.

20141102_104209

Por tanto, si nos basamos en la efectividad de tales paradigmas, y además imbrincamos la horticultura terapéutica con la terapia asistida con animales, como ejemplifica la vertiente Green Care, podremos optimizar enormemente los resultados al disponer de un abanico aún más amplio de recursos enfocado a la consecución de objetivos concretos.

Algunos ejemplos de entidades actuales que se dedican a ello, ampliamente reconocidas por su trayectoria y su eficiencia en el ámbito son:

  • Green Chimneys, una entidad pionera en Green Care mundialmente reconocida, y dirigida a niños con necesidades especiales. Basa su filosofía en la creencia de que si los niños se les da la oportunidad de explorar y descubrir su fortaleza interior en un entorno seguro y estructurado basado en la naturaleza, su autoestima, la compasión, las estrategias de afrontamiento, y las habilidades sociales mejorarán. En la base de su enfoque encontramos el concepto de un entorno de tratamiento enriquecido, que una a las personas con los animales y las plantas en una relación mutuamente beneficiosa.
  • Green Care Finlandia, que promueven, entre otras cosas, la naturaleza, los animales y los métodos agrícolas como introducción a la asistencia social y al contexto de atención médica, poniendo de manifiesto la capacidad funcional de la naturaleza en cuanto a la potenciación de la actividad física, las relaciones sociales y la experiencia comunitaria. Está enfocada a colectivos de diferentes edades y capacidades, siendo sus objetivos principales la integración, la inclusión social, la formación, la rehabilitación, la atención y la educación. Posee además el añadido de que es considerada como una nueva oportunidad de negocio e ingresos para los agricultores en perspectiva multifuncional (agrícola y terapéutica).
  • Forget Me Not Farm, que desde su creación en 1992 ha ayudado a miles de niños y jóvenes víctimas de abuso mediante actividades terapéuticas relacionadas con la naturaleza, el huerto y los animales, y proporcionándoles un entorno seguro donde crear un vínculo con los animales y las plantas, que les ayude a confiar más en sí mismos, a aprender, y a avanzar. El enfoque de todos sus programas se basa en el trabajo de la empatía y el respeto a través del aprendizaje experiencial. Como asevera C. Rathman, comenzamos nuestro programa para enseñar a los niños en riesgo cómo amar a los animales, para no hacerles daño. Muy pronto descubrimos que nuestros animales estaban ayudando también a los niños. En casi veinte años, hemos sido testigos de transformaciones asombrosas. Nuestra granja ofrece un lugar para los niños, donde experimentan y aprenden la bondad, la compasión y la empatía, como nuevas fuentes para volver a confiar. Es romper con el ciclo del abuso.

 Basándonos en ello, podemos afirmar que la horticultura terapéutica es una rama muy interesante que puede y debe aliarse, siempre que sea posible, con el ámbito de la terapia asistida con animales, a través de programas como los de enfoque Green Care, suponiendo un recurso muy interesante y sobradamente eficaz a tener en cuenta.

Y  es que, como ya anticipaba en 1699 el jardinero y escritor Leonard Maeger: no hay mejor forma para preservar la salud, que pasar tiempo libre en el jardín.

Educación social e intervenciones asistidas con animales ¿Un buen tándem?

Click here to read the English version

Según la definición de la  Asociación Estatal de Educación Social (ASEDES), entendemos por Educación Social, el derecho de la ciudadanía que se concreta en el reconocimiento de una profesión de carácter pedagógico, generadora de contextos educativos y acciones mediadoras y  formativas, que son ámbito de competencia profesional del educador social, posibilitando:

  • La incorporación del sujeto de la educación a la diversidad de las redes sociales, entendida como el desarrollo de la sociabilidad y la circulación social.
  • La promoción cultural y social, entendida como apertura a nuevas posibilidades de la adquisición de bienes culturales, que amplíen las perspectivas educativas, laborales, de ocio y participación social.

Es una profesión relativamente nueva, centrada en el apoyo al individuo. En cuanto a “educación” se refiere tanto a la transmisión de valores, conocimientos y habilidades a un individuo, como al acompañamiento en el proceso de crecimiento y maduración personal. Con “social” nos referimos a todos los grupos y colectivos que conviven en una sociedad, en este caso,  especialmente a los que sean más vulnerables y, por tanto, estén más expuestos a determinadas carencias y más necesitados del apoyo mencionado.

IMG_1266

Podría abarcar desde personas pertenecientes a la tercera edad, o en riesgo de exclusión social, también personas discapacitadas, con trastorno mental…  Así, entendemos que el educador social debe trabajar integrado dentro de un equipo multidisciplinar, en colaboración con otros profesionales, para diseñar intervenciones de carácter más terapéutico o actividades más educativas, en función de las necesidades específicas de cada colectivo.

Por otra parte, definimos Terapia y Educación asistida con animales (TEAA), como una intervención coordinada por un profesional de ámbito sanitario, educativo y/o social desde el marco de su profesión, en la que el animal co-terapeuta, es un elemento clave para la consecución de los objetivos planificados. Los animales intervinientes son seleccionados y entrenados para cooperar con un terapeuta, educador, trabajador social, etc. para el desarrollo de acciones terapéuticas y/o educativas que contribuyan al aprendizaje, rehabilitación o integración de un individuo o grupo determinado.

Teniendo en cuenta que las intervenciones asistidas con animales ya han demostrado ser un recurso válido para la promoción de aprendizajes en entornos educativos no formales y la dinamización comunitaria con colectivos en situación de vulnerabilidad y/o exclusión social, consideramos que esta disciplina puede ofrecer una nueva vertiente de intervención a la figura del Educador social. Así,  el animal, puede mostrarse como un apoyo y un facilitador en múltiples facetas de cara a la labor de los/as Educadores/as en diferentes contextos y con diferentes colectivos.

Humanymal_Terapia_Asistida_con_Animales_05Entre los beneficios que las Intervenciones asistidas con animales pueden aportar al ámbito de la educación social destacamos:

Los animales como Facilitadores sociales capaces de potenciar las relaciones interpersonales y competencias  sociales en personas con carencias de redes de apoyo, problemas de adaptación social, en situación de exclusión etc.

Los animales como Agentes de motivación, para el cambio de valores y actitudes, para el aprendizaje de conceptos y habilidades, para la participación.

Los animales como Foco de atención que favorece una mejor transmisión de conocimientos y una disminución de la ansiedad, reactividad y mecanismos de defensa del individuo.

Los animales como Generadores de la percepción de apoyo social, sentimientos de utilidad y aportación social cuando trabajamos desde la perspectiva de ayuda mutua.

Los animales como Facilitadores de la relación de ayuda, en tanto en cuanto, establecen un clima de confianza que potencia la percepción positiva del profesional humano, en este caso del Educador Social.

En nuestra opinión, las Intervenciones asistidas con animales constituyen un ámbito profesional en el que la figura del Educador Social no solo tiene cabida, sino que resulta muy necesaria en su vertiente educativa, muy especialmente en entornos no formales, desde una perspectiva comunitaria y con colectivos en desigualdad social.

No te pierdas ni un post, ¡suscríbete a nuestro blog pinchando aquí!

Asómate a las Intervenciones Asistidas con Burros

Si bien las intervenciones terapéuticas facilitadas por burros no están tan extendidas en nuestro país como las terapias asistidas con caballos, cada vez son más los profesionales y entidades que dirigen sus acciones hacia la protección de esta especie y el desarrollo de acciones en las que los burros actúan como elemento clave para la rehabilitación de personas.

Así, la asinoterapia o terapia asistida por asnos es una práctica ecuestre en la que el burro actúa como animal coterapeuta, es decir, coopera con un equipo profesional para la consecución de objetivos terapéuticos y/o educativos previamente planificados para un determinado paciente.

11146465_743421745756982_109839044101773236_o

En general, entre los beneficios que la asinoterapia reporta, podemos trabajar objetivos:

Emocionales: Optimiza la expresión emocional, ya que en presencia del  animal, los pacientes expresan más tanto a nivel gestual como verbal. Permite el desarrollo de sentimientos de confianza, y por lo tanto aumenta la autoestima, tanto por el vínculo que pueda desarrollarse con el burrito, como por las tareas asociadas a su manejo y cuidado. También puede ayudarnos a trabajar el control de impulsos, puesto que un animal que perciba una energía excesivamente alta o violenta, y más uno tan inteligente y sensible como el asno, puede rehuir el contacto, con lo cual el paciente tendrá que autorregularse y aprender a controlar su impulsividad si pretende trabajar con él. Otro aspecto que podemos trabajar es la relajación y disminución del estrés y la ansiedad; ya que una vez habituado el paciente al contacto con el burro, éste ofrece momentos de gran relajación, en la que incluso llegamos a percibir una disminución en la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca, relajación muscular (lo cual es fantástico para trabajar la espasticidad, si el paciente la presentara).

-Educativos y ocupacionales: Podemos trabajar desde contenidos curriculares adaptados al nivel del paciente, hasta el aprendizaje de nuevas tareas/oficios y términos relacionados con el asno y la granja. También aspectos como la atención y la memoria, que inciden directamente en el aprendizaje.

– Físicos: Podemos trabajar la motricidad y la coordinación a través de la motivación que supone el trabajo con un animal. Mediante actividades adaptadas por un profesional fisioterapeuta, e incluso sin necesidad de montarlo (paseo pie a tierra, cuidado y manejo del animal) un paciente con una problemática de movilidad reducida, puede mejorar a nivel motor, mostrando movimientos más libres e independientes, e incluso en casos de pacientes con estereotipias, reduciendo los patrones de movimiento anormales.

10636069_806254162807073_6910392726565993990_n

La asinoterapia puede abarcar un amplio espectro de colectivos; todo depende de la calidad y versatilidad de los profesionales al frente de la terapia y de la adaptación que hagan de las actividades terapéuticas. Un buen equipo profesional y multidisciplinar, será capaz de trabajar con una gran diversidad de colectivos, siempre que no haya impedimentos de causa mayor.

  • Trastornos del desarrollo.
  • Discapacidad mental, sensorial o física.
  • Enfermedad mental.
  • Trastornos emocionales (incluyendo trastornos alimentarios, adicciones, sociopatologías…).
  • Dificultades del aprendizaje y déficit de atención con hiperactividad.
  • Exclusión social

Hasta aquí, memos hablado de los objetivos y colectivos con los que trabajar, pero… ¿cuáles serían las características generales de un burrito de terapia?

Un requisito fundamental es que los burros que se eligen para llevar a cabo TAA suelen ser jóvenes y sanos (no es ético ni recomendable el trabajo con animales senior o enfermos), salvo que la rehabilitación del animal forme parte del proceso terapéutico.

Más concretamente, los burros que participan en procesos educativos y terapéuticos  se caracterizan por:

  •  Alta sociabilidad con personas.
  • Carácter equilibrado.
  • Ausencia de comportamientos que puedan suponer un riesgo para los pacientes (tendencia a morder, cocear, conflictividad con otros burros, etc)
  • Y sobre todo, confianza en el ser humano.

También es posible incorporar programas terapéuticos en contextos de protección cuya finalidad es doble, contribuir a la rehabilitación de personas a partir de la rehabilitación de los burros rescatados de situaciones de maltrato y abandono.  Y es que, aunque hayan tenido una vida complicada, este animal es tan noble, que resulta, a pesar de las adversidades vividas, un fantástico aliado, dándonos una de las más hermosas lecciones que podamos aprender: es posible volver a empezar y partir de cero.

De hecho, muchos burritos que colaboran en terapia lo hacen desde santuarios, en los cuáles ahora viven felices y libres, después de ser rescatados de entornos y vidas miserables. Tenemos muchos ejemplos en EEUU, Reino Unido, Italia… Esperamos que este tipo de iniciativas puedan verse materializadas en España muy pronto.

¿Quieres aprender más? +info del curso

Curso de Asinoterapia

No te pierdas ni un post, ¡suscríbete a nuestro blog pinchando aquí!

La controversia sobre el Efecto Mozart, y cómo sacar partido en nuestros proyectos de Terapia Asistida con Animales

Denominamos “Efecto Mozart” a la teoría basada en determinados beneficios que reportaría el escuchar piezas musicales compuestas por el genio vienés Wolfgang Amadeus Mozart, y que se sustenta en los resultados de numerosos estudios; aunque como todo hallazgo, no está exento de polémica, puesto que también contempla detractores que reiteran no encontrar solidez en ciertas afirmaciones por no considerar suficientes las pruebas aportadas.

El término, que ya había sido fue propuesto por el otorrinolaringólogo Alfred A. Tomatis en su libro ¿Por qué Mozart? (1991), afirmando que emplear la música de Mozart promovía el desarrollo del cerebro, fue secundado por la psicóloga Frances Rauscher y el neurobiólogo Gordon Shaw de la Universidad de California (1993), describiendo que la exposición de treinta y seis estudiantes a determinada sonata a piano de Mozart, tenía efectos positivos en las pruebas de razonamiento espacio-temporal de los mismos, durante un lapso de tiempo de diez minutos. Dichos resultados fueron publicados en el mismo año en la revista Nature.

images

Pese a que se intentó repetir estos experimentos, nunca se llegó al mismo resultado, con lo que encontramos tantos científicos a favor como en contra de su validez, si bien es cierto que independientemente de ello y en general, se considera que la música sinfónica e instrumental puede mejorar y optimizar determinados aspectos como la relajación, la concentración, la memoria, etc… gracias a las pulsaciones por minuto (ppm) que posee, y muy especialmente la música de Mozart, que se considera cambia el estado del cerebro haciéndolo más receptivo. Es por ello que ha sido empleada reiteradamente en salas de hospitales, durante intervenciones quirúrgicas, en fábricas, en bibliotecas… desde entonces.

Así, años después, el mismo equipo realizó otro estudio (1997) basado en el Efecto Mozart, tomando como punto de partida muestras de varias poblaciones de niños de entre 3 y 6 años de edad. Este experimento duró alrededor de tres años, y pretendía saber si era o no cierto que a través de la música, se podía lograr un mejor desarrollo intelectual. La prueba consistía en separar dos grupos de niños, asignando a cada uno de ellos igual número de materias, con la diferencia de que uno de los grupos tenía más horas de matemáticas, y el otro grupo más horas dedicadas a la parte artística, en este caso, la música. Estas pruebas se realizaron durante varias semanas y también se obtuvieron resultados positivos.

Además, el experimento no fue sólo realizado a personas, sino también probado descargaen ratas; las ratas expuestas a música respondían de mejor manera cuando se les colocaba en túneles y laberintos. Es decir, que podemos concluir que dicho efecto no sólo tendría validez en seres humanos, sino también en animales.

De hecho hay estudios que constatan también los efectos positivos de la música de Mozart en otros seres vivos, incluso pertenecientes al reino vegetal. Y es que, desde la década de 1970, se han experimentado los efectos de la música en plantas.

Uno de los primeros experimentos con plantas y música se hizo en 1973, cuando la pre-graduada Dorothy Retallack utilizó el control de cámaras del College Biotronic de Colorado, en el tópico “Plantas para Estaciones de Radio Diferentes”. En una cámara, se exponía a las plantas a música rock durante tres horas al día; en otra, la radio fue ajustada a una música suave durante el mismo tiempo. Las plantas sujetas a música suave crecieron de forma sana, y sus tallos empezaron a doblarse hacia la radio. Las plantas que escucharon rock, sin embargo, tenían hojas más pequeñas y se alejaron de la radio; crecieron altas y desgarbadas, y la mayoría murió en dieciséis días.

Además, se ha demostrado que la música de Mozart es una de las que provoca efectos más positivos en vegetales.

descarga (1)

Acotando el tema que nos ocupa, y si nos centramos ya en estudios que demuestren los efectos de la música de Mozart en animales, encontramos que la Universidad de Colorado (2012) investigó durante cuatro meses sus beneficios en perros de albergues.

La metodología de este estudio, publicado en en el Journal of Veterinary Behavior, consistía en poner la música en períodos de cuarenta y cinco minutos para analizar la reacción  a los diferentes estímulos. Comprobaron que la música del compositor vienés, especialmente a piano, ayudaba a los perros a relajarse, vocalizar menos, ser más sociables, comer más tranquilos y dormir más, en comparación con otros estilos de música; por ejemplo, la música heavy metal tenía un efecto negativo en los perros, pues inducía a temblores nerviosos y a ladridos, además de interrumpir sus horas de sueño.

Durante mucho tiempo, se ha estado buscando una explicación para el potencial efecto de Mozart en los seres humanos, animales y plantas. Algunos teorizan que la música del compositor incorpora la secuencia de Fibonacci, una fórmula matemática que se encuentra en la naturaleza. Otros afirman que las frecuencias presentes en la música tienen un efecto sobre los seres vivos, debido a su regularidad rítima y formal.

Sea cuál sea la/s causa/s, basándonos en los resultados del estudio de la Universidad de Colorado shutterstock_58565428mencionado en el párrafo anterior (2012), podríamos concretar que determinadas piezas musicales de Mozart serían capaces de ayudarnos en el trabajo terapéutico con perros, especialmente si estamos realizando un proyecto o interacción de Terapia Asistida con Animales en contextos de protección animal, donde suele darse un alto nivel de estrés (incluso llegando a provocar trastornos como estereotipias en los animales residentes). Y es que, aunque no está totalmente demostrado que el Efecto Mozart pueda incrementar la inteligencia u otras aptitudes, sí lo está sobradamente que puede atenuar los niveles de estrés y ansiedad temporalmente a través de la relajación que provoca su escucha, y por tanto, podría optimizar así nuestros resultados al trabajar con ellos en TAA.

No te pierdas ni un post, ¡suscríbete a nuestro blog pinchando aquí!

EL PROYECTO DEL MES “BELLA MISTY MEADOWS ANIMAL SANCTUARY”

Este mes queremos destacar la labor de Bella Misty Meadows Animal Sanctuary, un santuario de animales de granja situado en Ontario, Canadá. La misión de esta organización sin ánimo de lucro es rescatar a animales que han sufrido abandono y/o maltrato con la finalidad de cubrir sus necesidades de alimentación y cuidados veterinarios, proporcionándoles un refugio seguro donde puedan recuperarse y vivir el resto de sus vidas, garantizando en todo momento su bienestar. Esta entidad realiza también una importante labor de concienciación, potenciando el contacto y la interacción con los animales desde el respeto y la igualdad.

893084_626388607442485_7556946980795131772_o

Consciente de que los animales que están bajo su cuidado tienen mucho que aportar y con el objetivo de beneficiar a la comunidad, Bella Misty Meadows Sanctuary ha implementado distintos programas de Terapia y Educación Asistida con Animales, encaminados a mejor la calidad de vida de los integrantes del lugar. Su campo de actuación es amplio consiguiendo implementar programas de ayuda mutua.

  •  Asinoterapia dirigida a niños/as c600482_485401584874522_959850971_non edades comprendidas entre 7 y 14 años con Trastorno del Espectro Autista y Síndrome de Down. Los ejercicios se realizan pie a tierra y son diseñados por un equipo multidisciplinar de acuerdo a las necesidades individuales de cada participante.
  • Educación asistida con animales, considerando a los animales como facilitadores del aprendizaje, como un elemento motivador y facilitador de la comunicación, diseñando actividades educativas que beneficien a niños/as con dificultades del aprendizaje.

 

1538648_574886309259382_1346317054_nPor último destacar el programa “Hope Reins”, una intervención terapéutica facilitada con animales dirigida a personas en situación de duelo, en el que el vínculo humano-animal permite intervenir a nivel emocional a la vez que los participantes están involucrados en una misión real de bienestar animal, incidiendo en la percepción de apoyo social.

Estas intervenciones se llevan a cabo en el santuario, en un entorno privilegiado, donde animales y naturaleza se constituyen como aliados terapéuticos, facilitando la consecución de objetivos y donde todas las personas y animales involucrados obtienen un beneficio.

¿Quieres saber más? pincha aquí

 

EL PROYECTO DEL MES “AFTH, ASSOCIATION FERME THÉRAPEUTIQUE POUR HANDICAPÉS”

Una granja terapéutica en Sidi Thabet, Túnez

Este mes de marzo hemos seleccionado el programa de terapia y educación facilitada con animales que está llevando a cabo “AFTH, Association Ferme Thérapeutique pour handicapés”, una entidad ubicada en Sidi Thabet, Túnez. Hemos querido destacar la labor de AFTH por su calidad e impacto social, ya que interviene de manera significativa en la población de niños/as, jóvenes y adultos con discapacidad procedentes de familias con escasos recursos.

AFTH es una organización sin ánimo de lucro que viene desarrollando su actividad desde el año 2008 en una zona agrícola y cuenta con unas instalaciones de siete hectáreas en las que han implantado una granja terapéutica. Su misión es favorecer la inserción en la comunidad de estos/as niños/as, jóvenes y adultos que padecen discapacidad física, mental, intelectual o sensorial.

FTH 6

Desde la creación de la granja, el equipo multidisciplinar formado por psicólogos, educadores, ortofonistas,  entre otros, ha apostado por el vínculo humano-animal, un aspecto crucial en el éxito de este programa de Terapia y Educación Asistida con Animales. El fuerte vínculo, tanto emocional como de amistad, permite establecer una relación de confianza entre los usuarios y los profesionales del equipo, facilitando la consecución de objetivos.

La participación de los animales de la granja FTH 1durante las intervenciones promueve el aprendizaje y el desarrollo físico, mental y psicológico del colectivo beneficiario, proporciona oportunidades para el desarrollo de habilidades ocupacionales que les permitan conseguir una independencia y futuro profesional. Así, tras recibir  la correspondiente formación, los/as alumnos/as reciben un certificado de competencia profesional que facilita su integración en el mercado laboral.

FTH 5
La intervención se basa en valores y principios éticos; la empatía y amor a aquellos jóvenes que no han tenido las mismas oportunidades que los demás, el respeto a la diversidad y la aceptación como individuos por derecho propio, la confianza en su capacidad de crecer e incluso a superar su hándicap, todo ello en un ambiente de calidad.

Tras los resultados obtenidos a lo largo de los años que lleva en funcionamiento y su impacto positivo, AFTH tiene como objetivo hacer accesible este recurso a otras asociaciones, crear un espacio abierto que permita alcanzar el máximo número posible de beneficiarios. De nuevo, queda patente que el vínculo humano-animal es un recurso eficaz para la inserción y mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad.

¿Quieres saber más? Pincha aquí para ver Web del proyecto

 

TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES PARA EL TRABAJO DE AVD’S DESDE LA TERAPIA OCUPACIONAL

Las Actividades de la vida diaria (Avd) se definen según la AOTA(1978)  como “Los componentes de la actividad cotidiana comprendidos en las actividades de autocuidado, trabajo y juego/ocio”.

Las AVD son diferenciadas según la AOTA en:

– Actividades de la vida diaria básicas (AVDb): son las actividades orientadas al cuidado del propio del cuerpo; por lo que también son conocidas como actividades personales de la vida diaria tales como comer, vestido, movilidad funcional, higiene personal y aseo entre otros.

– Actividades de la vida diaria instrumentales (AVDi): son las actividades destinadas a la interacción con el medio, que son a menudo complejas y que generalmente su realización es opcional. Entre ellas encontramos algunas como el cuidado de otros, cuidados de mascotas, uso de los sistemas de comunicación, cuidado de salud y manutención, etc.
Humanymal_Terapia_con_animales_0028

Tanto las AVDb como las AVDi son áreas de ocupación junto a la educación, trabajo, juego, ocio, tiempo libre, participación social y dormir/descanso.

La terapia asistida con animales nos proporcionan la posibilidad de trabajar estas áreas añadiendo como ventaja que los animales de terapia son un gran elemento de motivación.

Las AVDs pueden abordarse desde las demandas del cuidado de un animal desarrollando actividades como el cepillado, alimentación, aseo, juego o bien con ejercicios más elaborados específicos de los objetivos que persigamos siempre planificados y personalizados a las necesidades de cada usuario, trabajando a través de los animales co-terapeutas la realización de ocupaciones significativas.

Mediante la interacción con el animal en las sesiones de AVDs conseguimos una adquisición de hábitos y rutinas junto al rol de cuidador del animal, proporcionándoles a su vez un sentimiento de utilidad y por ende autonomía al extrapolar el aprendizaje hacia ellos/as mismos/as.

Humanymal_Terapia_con_animales_0027

Diversos estudios apoyan los beneficios reales obtenidos en la terapia asistida con animales, citando a continuación el estudio llevado a cabo por Kovács(1) que tras introducir un programa de TAA en una unidad de larga estancia para pacientes diagnosticados de esquizofrenia de mediana edad con la finalidad de facilitar un funcionamiento social adaptativo a las necesidades comunitarias. Evaluó las habilidades de la vida diaria antes y después de aplicar el programa de TAA y encontró una mejora significativa en las actividades domésticas (p=0.01) y de auto cuidado (p=0.02); también observó una tendencia a la mejora en el resto de actividades de la vida cotidiana.

(1) Kovács, Z., Kis, R., Rozsa, S. y Rozsa, L. (2004). Animal assisted therapy for middle-aged schizophrenic patients living in a social institution. A pilot study. Clinical Rehabilitation, 18, 483-486.

TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES Y PROGRAMAS DE AYUDA MUTUA

La ayuda mutua llevada al ámbito de los proyectos sociales, supone establecer acciones que impliquen reciprocidad, cooperación y donde el trabajo en equipo revierte en un beneficio mutuo para todos participantes. Este concepto trasladado al ámbito de la Terapia asistida con animales conlleva el diseño de proyectos que contemplen actividades, a llevar a cabo por parte del colectivo humano beneficiario y los animales intervinientes, que reviertan de manera positiva en ambos.

Este enfoque se hace posible en todos los contextos donde se llevan a cabo intervenciones terapéuticas con animales, si bien, en IMG_3461nuestra opinión, es en el ámbito de la protección animal donde este modelo se materializa en todo su esplendor. Las protectoras de animales, centros de recuperación de fauna silvestre/salvaje y santuarios de animales de granja, entre otros contextos centrados en la protección y bienestar animal, proporcionan infinidad de recursos que permiten diseñar programas muy eficaces para la intervención con diversos colectivos que plantean necesidades muy diferentes.

Actualmente en España presenciamos un importante incremento de las entidades dedicadas a la protección animal que incorporan programas de terapia para la intervención con colectivos humanos vulnerables. Sin embargo, existe poca información al respecto y se hace necesario el difundir las posibilidades y potenciales beneficios que estos programas pueden ofrecer a entidades de protección animal y personas en situación de vulnerabilidad y/o con necesidades especiales. En Humanymal apostamos por los programas de ayuda mutua en contextos de protección por diversas razones,

IMG_5984

  • Ofrecen la posibilidad de implicar a las personas beneficiarias del programa en acciones que tienen una consecuencia real que pueden palpar y que revierte en la mejora de la calidad de vida de otro ser vivo, con todo lo que ello implica.
  • Tienen la obligación de contemplar como eje del programa, las necesidades de los animales intervinientes tanto como las del beneficiario humano.
  • Abre grandes oportunidades para el trabajo de valores que puedan ser posteriormente generalizados a la relación con personas.
  • Proporciona un clima adecuado para la intervención emocional, fomentando aspectos como la empatía y la expresión emocional.
  • Al tratarse de entidades normalmente arraigadas en la comunidad la inclusión de ésta en los programas es más fácil que en otros contextos, favoreciendo de esta manera la difusión y la participación directa e indirecta del entorno comunitario del programa.
  • Estos programas pueden apoyar los objetivos de las entidades de protección animal a través de la aportación de recursos y la sensibilización en materia de Bienestar animal.
  • El propio entramado y funcionamiento de las instituciones de protección proporcionan actividades, relaciones, situaciones, extremadamente útiles para el desarrollo/rehabilitación de personas.

Existen muchas más razones y también muchos aspectos sobre los que deberíamos reflexionar, como ejemplo: Sabemos que la violencia hacia animales está asociada a una mayor probabilidad de ejercer violencia hacia las personas, ¿podríamos contemplar el proceso a la inversa? Es decir, las tareas de cuidado y protección de animales abandonados y/o maltratados, ¿puede contribuir a la rehabilitación de personas?